Aumento ( Mamoplastía de Aumento)

aumento

La cirugía de aumento mamario es una de las más solicitadas hoy en día, ya que los senos
son una parte muy importante para la feminidad de la mujer, y con este procedimiento, relati- vamente sencillo, rápido y de corta recuperación, las pacientes se ven muy favorecidas.

LA CALIDAD ES UNA NECESIDAD, NO UN LUJO

Sus razones serán siempre muy personales, y sólo Usted y su médico cirujano de confianza son los que deben tomar las decisiones acerca de un aumento de mamas basándose en sus necesidades, expectativas y deseos.

Cada mujer considera la posibilidad de someterse a un aumento de mamas por motivos totalmente personales.

Entre ellos:

-Agrandar las mamas para que el cuerpo quede más proporcionado.

-Volver a dar forma, levantar y aumentar el volumen porque se ha tenido un bebé, o porque tienden a caer, por la edad.

-Equilibrar mamas que tienen distinto tamaño o forma.

 SU NUEVA APARIENCIA

Para la mayoría de las pacientes, la mamoplastía de aumento puede ser altamente gratificante. Cada año miles de mujeres logran grandes éxitos con esta fantástica técnica quirúrgica. La decisión de someterse a este procedimiento es solamente suya y a lo mejor muchos no lo entenderían. Lo importante es que usted se sienta segura al respecto. De esta forma la cirugía será un éxito.

Una imagen corporal mejorada puede brindarle mayor confianza en si misma y más seguridad en el trato con los demás.

REDUCCIÓN Y LEVANTAMIENTO

Hay dos procedimientos quirúrgicos conocidos como Mamoplastía de Reducción, cuando hay que disminuir el tamaño de los senos, y como Pexia Mamaria cuando hay que levantar los senos que se han descolgado, colocándolos en una posición más natural. La combinación de estos dos procedimientos también se emplea para corregir las desigualdades o asimetrías entre los dos senos.

Usted puede ser una buena candidata a la reducción de sus mamas si tiene una o más de las condiciones siguientes:

– Los senos son demasiado grandes en proporción con su complexión

– Pechos pesados, que sobresalen del marco del tórax con los pezones y las areolas apuntando hacia abajo.

– Asimetría

– Dolor de espalda, cuello o del hombro causado por el exceso de peso

– Irritación de la piel de los senos debajo de surco sub-mamario, en sus hombros por restricción apretada de las correas del corpiño, de la actividad física debido al tamaño y el peso

– Descontento o timidez

 

 RECONSTRUCCIÓN DE LA MAMA O MASTECTOMÍA

La reconstrucción de la mama tras su extirpación por cáncer de mama u otra enfermedad (mastectomía) es uno de los procedimientos quirúrgicos actuales dentro de la cirugía plástica más gratificantes para la paciente. El desarrollo de nuevas técnicas y materiales médicos posibilitan al cirujano plástico crear una mama similar en forma, textura y características a la no operada.

 

Así, la reconstrucción mamaria tiene como fin:

– Recrear una mama de aspecto natural, incluyendo, si así lo desea la paciente, la areola y el pezón

– Eliminar la necesidad de llevar prótesis de relleno, posibilitando llevar prendas de vestir que no serían posibles sin reconstrucción (bañadores, escotes, etc.)

– Rellenar el hueco y la deformidad que queda en el tórax restaurar la imagen corporal, mejorar la calidad de vida y proporcionar satisfacción a al paciente.

 

¿QUIÉN Y CUÁNDO PUEDE RECONSTRUIRSE LA MAMA?

Casi todas las mujeres mastectomizadas pueden, desde el punto de vista médico, considerarse candidatas para reconstruirse la mama, la mayoría de ellas a la vez que se extirpe la mama. La candidata óptima es aquélla a la que se le puede eliminar completamente el tumor durante la mastectomía. Cuando la mama se reconstruye a la vez que se realiza la mastectomía (técnica denominada reconstrucción inmediata), la paciente se despierta de la intervención con un contorno mamario adecuado, evitando la experiencia de verse con la mama amputada; el beneficio psicológico de esta técnica es claro.

 

En algunos casos, sin embargo, la reconstrucción puede o debe posponerse (técnica denominada reconstrucción diferida). Algunas mujeres no se sienten cómodas hablando de la reconstrucción mientras intentan adaptarse al hecho de haber sido diagnosticadas de un cáncer de mama; otras mujeres simplemente no desean más intervenciones que las estrictamente necesarias para curar la enfermedad.

Otras veces, el empleo de técnicas más complejas de reconstrucción hace aconsejable retrasar la reconstrucción para no extender excesivamente la intervención. Si existen problemas médicos asociados, como obesidad, hipertensión, también puede ser necesario retrasar la reconstrucción.

 

Por otro lado, la reconstrucción inmediata exige una colaboración estrecha entre el cirujano que extirpa la mama y el cirujano plástico, ya que es necesaria la presencia de ambos cuando se interviene a la paciente.

En cualquiera de los casos, lo importante es disponer de una información adecuada y clara sobre las posibilidades de reconstrucción antes de ser intervenida, para enfrentarse a la operación de forma más positiva.