UN LLAMADO DE ATENCIÓN. TABACO Y SUS EFECTOS SOBRE LA PIEL

Dentro de los nuevos tratamientos de belleza más habituales, el llamado tratamiento de desintoxicación de la piel por el tabaco, ocupa uno de los lugares más importantes.
Se trata de un tema muy de moda, especialmente para los fumadores crónicos, y a veces de fumadores pasivos.
Es bastante difícil, cuando se pretende apreciar los perjuicios del tabaco, aislar la piel de otros factores externos como ser el daño solar, el daño por el alcohol y la mal higiene y mal cuidado de la piel.
El tabaco actúa por vía interna provocando una vasoconstricción de las pequeñas arteriolas de la dermis. Por esta razón la sangre circula con mayor dificultad, la piel está menos oxigenada, se deshidrata mas, y es una piel más sensible y más frágil.
Existe incluso un semblante del fumador, que conlleva varios elementos, las arrugas a la altura de los labios, sobre todo del labio superior; arrugas más profundas que surcarán las mejillas y el aspecto de la piel, grisáceo opaco, a veces más adelgazada, especialmente en los grandes fumadores.
Cuando se fuma, el humo del tabaco en la cara cierra los folículos de la piel y los dilata, provocando a veces la aparición de comedones. Además irrita los ojos y aumenta el parpadeo lo que contribuye a la formación de patas de gallo.
El cabello también sufre modificaciones no solo por la mala irrigación sino además porque el humo se deposita en el mismo y a veces lo vuelve quebradizo y frágil.
El tabaco junto al sol y al alcohol, por otro lado, favorecen la formación de radicales libres, los que constituyen un factor de envejecimiento en todo el organismo y por supuesto en la piel.
Los perjuicios del tabaco sobre la piel se han convertido en una consulta frecuente dermatológica destacando los más comunes:
1- El deterioro cutáneo por acción de los alquitranes y nicotinas provoca deshidratación intensa de la piel y acelera el aumento de radicales libres.
2- La alteración de la circulación sanguínea y asfixia celular determinan la aparición de arrugas precoces y envejecimiento.
3- Los depósitos de nicotina y alquitranes en la piel, transportados por el humo, aumentan el aspecto seborreico y opaco de la piel. Y además congestionan los senos nasales, rinitis ligeras o crónicas, poros dilatados y puntos negros.
A veces estas pequeñas alteraciones no condicen en un comienzo con un problema grave, informa la Dra. Iliana Benzaquen pero la sumatoria de las áreas afectadas y el paso del tiempo, van agravando el cuadro y esto determina que el paciente decida hacer el tratamiento para revertir esta situación. Es interesante destacar que en la prevención de estas alteraciones cutáneas y el tratamiento temprano, radica el futuro de la salud y el aspecto estético.

cigarrillo y piel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s